El blanco y el negro son el mismo color

Kim Ki-duk es, junto con Park Chan-wook, uno de los directores surcoreanos más aclamados internacionalmente. Nacido en diciembre de 1960 en la provincia de Kyongsang, estudió Bellas Artes en París a principios de los años noventa. Comenzó su andadura en el mundo cinematográfico como guionista para luego dar el salto a la dirección. Su primera película, Crocodile (1996), obtuvo críticas muy positivas en Corea del Sur pero no fue hasta el año 2000 cuando alcanzó fama mundial gracias a La Isla. Esta película, que relata una enfermiza historia de amor, llamó la atención tanto por el peculiar estilo visual de Kim Ki-duk como por la crudeza de algunas escenas, un tanto desagradables para el espectador medio. Con el paso de los años, este autor ha ido afianzando su posición como cineasta hasta el punto de que en el año 2004 recibió dos prestigiosos premios al Mejor Director en importantes festivales de cine. En el Festival de Cine de Berlín obtuvo el Oso de Oro por Samaritan Girl mientras que en el Festival de Venecia fue premiado por Hierro 3.

En esta ocasión nos centramos en Dream, el último film realizado por Kim Ki-duk hasta la fecha, el cual ha sido editado recientemente en DVD en España. El argumento de esta película gira en torno a Jin, un joven artista que cierta noche se despierta aterrorizado por una pesadilla en la que ha causado un accidente de tráfico. Asustado por lo que acaba de experimentar, decide ir al lugar donde ha soñado que ocurría el accidente y, sorprendentemente, descubre que todo lo que ha soñado ha ocurrido de verdad. La policía acusa del accidente a una mujer llamada Ran, quien asegura no recordar nada de lo ocurrido. Pronto Jin y Ran descubrirán la extraña conexión que existe entre ambos: cuando Jin duerme, Ran vive inconscientemente lo que él sueña. Esta revelación unirá sus vidas irremediablemente.

Kim Ki-duk tiene un estilo muy característico que, en ocasiones, resulta algo experimental. Sus películas tienen un ritmo lento y pausado, dado que tiende a recrearse en los aspectos visuales del film. En Dream encontramos un gran cuidado en la composición y el encuadre de los planos, que van fluyendo pausadamente con el devenir de los acontecimientos. Y es que, tras un comienzo intrigante en el que se muestra la extraña relación de Jin y Ran, la película parece estancarse en un tiempo muerto en el que aparentemente no sucede nada. Tan sólo el poético y trágico final conseguirá sacarnos de esa extraña e hipnótica quietud en la que la película nos sumerge.

Dream es una película profundamente simbólica, puesto que el autor juega constantemente con imágenes especulares. El día y la noche, el hombre y la mujer, el blanco y el negro, la realidad y el sueño, la vida y la muerte… Todas estas dualidades aparecen reflejadas en la película, ya sea a través del diálogo, la interpretación de los actores, el vestuario, la iluminación o el montaje. Con ello, Kim Ki-duk juega con la imagen del Ying y Yang, un concepto de la filosofía oriental que simboliza la unificación de la dualidad. Cada fuerza o elemento del mundo tiene su contrario y los dos juntos forman una unión indisoluble. Esto se evidencia perfectamente en la relación de Jin y Ran, puesto que cuando él sueña, ella realiza lo soñado. Durante la mayor parte de la película, los dos protagonistas intentan luchar contra esta extraña unión y buscan la forma de continuar con sus vidas sin que les afecte.

Dream, al igual que muchas otras películas del director, plantea una relación sentimental tormentosa, complicada y dolorosa. En este caso encontramos un extraño cuarteto amoroso compuesto por Jin, Ran y sus respectivos ex–amantes. Mientras que Jin desea volver con su antigua novia, Ran aborrece a su ex. No obstante, los sueños de Jin por gozar de nuevo del amor de su antigua novia llevan a Ran, dormida, a buscar a su viejo amante. El conflicto entre Jin y Ran es evidente, aunque poco a poco empiezan a sentir algo el uno por el otro. Debemos destacar, en este sentido, la interpretación de los actores. En el papel de Jin encontramos al japonés Joe Odagiri, un joven y talentoso actor que ha participado en películas como Princess Racoon, Adrift in Tokyo y Shinobi. Mientras tanto, la actriz coreana Lee Na-young se encarga de dar vida a Ran. En ellos cae el peso de la narración de la película y juntos consiguen construir una extraña relación. Hay que señalar que aunque todos los personajes hablan en coreano, Jin habla en japonés durante todo el tiempo. Sin embargo, la pareja se comunica a la perfección. Es decir, dentro del relato, no tiene mayor importancia el idioma que hablen los personajes sino lo que sienten.

Muchas de las escenas de Dream son oníricas. Kim Ki-duk nos muestra los sueños de los personajes en varias ocasiones pero, a decir verdad, no explota este recurso exitosamente. En el cine, una ensoñación es un cheque en blanco para el realizador puesto que puede utilizar los recursos del medio como crea conveniente con tal de transmitir ese carácter etéreo de los sueños. En Dream, prácticamente todas las ensoñaciones son demasiado clásicas y realistas (incluso usa el típico y manido fundido de imágenes). La única ensoñación sorprendente e interesante es la discusión a cuatro bandas que se produce entre los protagonistas en mitad de un campo.

La edición en DVD de la película corre a cargo de Mediatres que, a través del sello de Winds of Asia, realiza una labor muy necesaria en tanto que la distribución del cine asiático en nuestro país es lamentable. La película incluye el idioma original (coreano-japonés) así como el doblaje al español. La calidad de imagen y sonido es muy buena y quizás el único punto negativo sea el hecho de que no se incluye ningún tipo de extra, tan sólo la película.

Dream es una película poética, simbólica y profunda. No consigue sorprender o emocionar tanto como otros films de Kim Ki-duk y presenta algunos altibajos en el ritmo, pero sí que ofrece un sofisticado estilo visual. Probablemente su excesiva lentitud narrativa no sea del agrado de los espectadores de cine más "convencional", pero lo cierto es que cualquier seguidor del cineasta surcoreano y del cine más arriesgado debería darle una oportunidad para descubrir si es posible combinar el sueño y la realidad.

Trailer de Dream en español

  • cartel_dream.jpg
    537,71 KB | Hits: 211
  • DSC02822.jpg
    928,07 KB | Hits: 208
  • HB8E0268.jpg
    429,03 KB | Hits: 199
  • HB8E0488.jpg
    228,61 KB | Hits: 210
  • HB8E0870.jpg
    875,75 KB | Hits: 207
  • HB8E0913.jpg
    768,74 KB | Hits: 214
  • HB8E2737.jpg
    393,13 KB | Hits: 227
  • HB8E3051.jpg
    194,8 KB | Hits: 210
  • HB8E4015.jpg
    317,64 KB | Hits: 202
  • HB8E4122.jpg
    325,85 KB | Hits: 196
  • HB8E6278.jpg
    360,98 KB | Hits: 241
  • HB8E6344.jpg
    313,6 KB | Hits: 204
  • HB8E6460.jpg
    306,71 KB | Hits: 215
  • HB8E6808.jpg
    233,63 KB | Hits: 217
  • HB8E6973.jpg
    276,39 KB | Hits: 205
  • HB8E6990.jpg
    423,12 KB | Hits: 201
  • HB8E7111.jpg
    305,76 KB | Hits: 211
  • HB8E7382.jpg
    248,06 KB | Hits: 215
  • HB8E7419.jpg
    296,89 KB | Hits: 204
  • HB8E7567.jpg
    258,32 KB | Hits: 198
  • WI9S1539.jpg
    438,72 KB | Hits: 200
  • WI9S1607.jpg
    281,39 KB | Hits: 201

Ficha técnica

Título: Dream
Título original: Bi-mong
Dirección: Kim Ki-duk
Guión: Kim Ki-duk
País: Corea del Sur.
Año: 2008.
Duración: 93 min.
Género: Drama.
Reparto: Joe Odagiri, Lee Na-young, Zia Kim, Tae-hyeon, Mi-hie Jang.
Música: Park Ji.
Fotografía: Kim Gi-tae
Montaje: Kim Ki-duk
Edición en España: Mediatres, dentro de la serie "Winds of Asia"
PVP: 17,95 euros.

Comentarios

Añadir comentario
  • Soy usuario de Mangaes
  • No soy usuario de Mangaes pero quiero registrarme
  • No soy usuario de Mangaes, usaré mi mail
(El email no se verá públicamente)