El primer tomo de Los años dulces es la última obra de Jiro Taniguchi que publica en España la editorial Ponent Mon. En esta ocasión, el dibujante y guionista japonés adapta la exitosa novela El cielo es azul, la tierra es blanca, de la multiventas Hiromi Kawakami.

En las últimas obras de Taniguchi era patente, a mi entender, cierto agotamiento de su fórmula, gastada por repetitiva. Mangas como La Montaña Mágica y la autobiográfica Un Zoo en Invierno comenzaban a sonar tópicas, incluso manidas, si se comparan con la fuerza incontenible presente en Barrio Lejano o El Almanaque de mi Padre, los dos grandes trabajos del Taniguchi “costumbrista”.

En Los años dulces se advierte, sin embargo, un vigor nuevo, un reverdecer de la calidad de Taniguchi como narrador que se debe, probablemente, al material de base proporcionado por Hiromi Kawakami.

Argumento


El primer tomo de Los años dulces se centra en la relación entre Tsukiko, una mujer en la cuarentena, y su antiguo profesor de Lengua. Entre ambos, pese a la diferencia de edad, se ha establecido una amistad muy especial, sostenida a base de rituales a los que, quizá voluntariamente, nunca dan forma. Tsukiko y el Profesor se encuentran siempre en la misma taberna, en donde comparten comida y sake, pero no estipulan ningún día concreto para verse. Simplemente coinciden y se brindan la compañía que tanto necesitan pero que nunca hacen explícita.

Los años dulces es, en muchos sentidos, la historia de dos solitarios que tienen la fortuna de haberse reencontrado, pero no se queda ahí. Es un relato que nos permite acceder a las raíces más profundas del ser humano, tanto de sus fortalezas como de sus debilidades y que esquiva, además, cualquier tipo de sensiblería innecesaria.

Guión y Dibujo


Parece como si Taniguchi no necesitara más que un pequeño empujón para recuperar su arrolladora maestría narrativa. En Los años dulces se nota el amor por los detalles, por la caracterización de los personajes. Como ya sucediera en otros trabajos dibujados por Taniguchi – en especial El Gourmet Solitario y El Caminante- las calles de Japón se llenan de ruidos, podemos oír cada recoveco de la ciudad, sentirlo lleno de vida y, ante todo, olerlo. Taniguchi consigue que nos inunde el olor a sake tibio, a ramen y a curry.

La calidad en la narración de Taniguchi, la sucesión tranquila y evocadora de la historia hacen el resto. Los años dulces está contada con la economía de recursos propia del autor que conoce a la perfección el material que tiene entre manos y sabe qué hacer con él. La lectura es relajada pero adictiva, con esa increíble capacidad que tiene Taniguchi para convertir en interesante cualquier situación cotidiana.

¿Y qué se puede decir del dibujo de Jiro Taniguchi que no se haya comentado ya? Un espectáculo visual al alcance de muy pocos autores en cualquier género narrativo. No cabe duda de que las habilidades de autores como Luis Royo o Alex Ross son impresionantes, pero me deslumbra mucho más la capacidad de Taniguchi para mantener un nivel altísimo de detalle y precisión el dibujo durante cientos de páginas, sin que ello interfiera con la claridad de la narración. Al contrario, el talento y la paciencia de Taniguchi, su trabajo de orfebrería, contribuye a resaltar sus virtudes como contador de historias. Y eso es, al fin y al cabo, lo único que importa.

Ficha técnica

Los años dulces, tomo 1

Autor: Jiro Taniguchi
Editorial: Ponent Mon
Formato: B/N, tapa dura, 200 páginas
Precio: 18 €
Fecha de salida: 25 de Febrero de 2011

Comentarios

Añadir comentario
  • Soy usuario de Mangaes
  • No soy usuario de Mangaes pero quiero registrarme
  • No soy usuario de Mangaes, usaré mi mail
(El email no se verá públicamente)