Llega la edición integral de El Guardián del Espíritu Sagrado

En 1996 se publicó en Japón la novela Seirei no Moribito (El Guardián del Espíritu), obra de la autora Nahoko Uehashi. Este libro fue el primer volumen de una una saga que consta de diez entregas y ha cosechado un gran éxito en su país de origen, obteniendo numerosos premios literarios y el reconocimiento de toda una legión de fans. El estilo de la novela se enmarca dentro de la literatura fantástica, por lo que nos traslada a un mundo fantástico con su propia mitología y cultura. Nahoko Uehashi es doctora en antropología cultural (su especialidad son los aborígenes australianos) por lo que ha sabido construir toda una civilización que resulta profunda y auténtica.

La serie que hoy nos ocupa, Moribito, Guardián del Espírituo Sagrado, es una adaptación de esta novela. El argumento se centra en Balsa, una mujer muy fuerte y diestra en el combate con la lanza que se gana la vida como guardaespaldas. Durante una visita a la capital del Imperio de Nuevo Yogo para que reparen su arma, Balsa se ve implicada en un accidente y termina salvando la vida del Príncipe Chagum. Como agradecimiento, Balsa es invitada a pasar la noche en el lujoso palacio pero, una vez allí, se pone en contacto con ella la Segunda Emperatriz, la madre de Chagum. Ella le revela que su hijo está poseído por un demonio del agua que amenaza con absorber toda la lluvia y provocar una terrible sequía en el reino. En su afán por liberar a su pueblo de tan terrible destino, el Emperador está empeñado en acabar con el demonio a pesar de que ello implique asesinar a su propio hijo. La Emperatriz le encarga a Balsa la tarea de proteger a Chagum con su vida y ella acepta la misión.

Esta es la premisa argumental de la serie, la cual adapta de forma fiel la novela y nos va mostrando a lo largo de los sucesivos episodios las desventuras de Balsa y Chagum. Los dos se enfrentan una difícil situación puesto que un grupo de soldados de élite del Imperio salen en su búsqueda. Balsa tendrá que enfrentarse a ellos e intentar pasar desapercibida allá donde vaya para evitar problemas. Por su parte, el príncipe Chagum tendrá que acostumbrarse al nuevo mundo que existe más allá de palacio. El joven, de apenas 12 años de edad, deberá cambiar su forma de hablar, su aspecto y su peinado para no resultar sospechoso. Pese a lo complicado de la situación, él es extremadamente maduro y se muestra razonable en todo momento. Pronto se establecerá entre Balsa y él una interesante relación basada en la confianza y el cariño. Pero no están solos, ni mucho menos. Balsa y Chagum cuentan con la ayuda de Tanda, un herborista especializado en las hierbas curativas que parece sentir algo por la lancera; de Toya, un chico huérfano que se gana la vida como recadero; y de Saya, la amable compañera de Toya. También hay que destacar a la venerable Torogai, una chamana que siente un gran interés por el demonio del agua que aparentemente ha poseído a Chagum y que resulta ser tan impetuosa como deslenguada.

Si bien es cierto que Moribito comienza de una forma muy emocionante con la huida de Balsa y Chagum de palacio, lo cierto es que el ritmo de la serie se vuelve algo más relajado conforme los capítulos avanzan. Se trata de una serie que evoluciona de forma calmada, tomando el tiempo necesario en desarrollar a los personajes y mostrar la complejidad del mundo en el que viven. Tan sólo en los episodios finales la acción vuelve a adueñarse del ritmo, por lo que nos encontramos con una narración pausada y sutil que se debe, en gran parte, a su origen literario. Hay que destacar la gran fidelidad a la obra original, puesto que tan sólo dos (el capítulo 7 y el 18) de los veintiséis episodios fueron añadidos del anime.

A pesar de que hay autores que a veces reniegan de las adaptaciones de sus obras, este no es el caso. La propia Nahoko Uehashi ha comentado que se encuentra muy satisfecha con el resultado final y esto es debido, en gran parte, a los excelentes niveles de producción. Sin duda, Moribito, Guardián del Espíritu Sagrado es una delicia para los ojos puesto que cuenta con una factura técnica excelente. Desde los atractivos diseños hasta la sofisticada animación pasando por los hermosísimos fondos, todo luce a un gran nivel y pone en evidencia el cuidado con el que se ha trabajado para crear un producto exquisito. El estudio encargado de tal maravilla audiovisual es Production I.G., una de las empresas más destacadas en el ámbito de la animación que siempre ha destacado por la calidad de sus producciones. A cargo del proyecto encontramos a Kenji Kamiyama, que ha participado a lo largo de su carrera en obras como Akira, Nicky, la aprendriz de bruja o Blood, the last vampire. Él fue también el encargado de realizar la aclamada Ghost in the Shell: Stand Alone Complex, por lo que nos encontramos ante un gran profesional que se sintió atraído al mundo de Moribito por la oportunidad de crear desde cero el aspecto visual de la serie. A diferencia de lo que ocurre en la adaptación de un manga, donde ya tenemos referencias de los personajes y escenarios, a la hora de adaptar un libro es posible configurar un mundo propio a partir de lo que sugiere la novela. En este caso, Kamiyama tomó como referencia visual el periodo Edo (1603-1868), lo cual puede apreciarse en el vestuario de los personajes, los platos que comen o la arquitectura de los edificios. Hay que destacar también que la banda sonora de la serie viene firmada por Kenji Kawai, habitual colaborador de Mamoru Oshii y uno de los grandes compositores japoneses contemporáneos. En esta caso nos ofrece una variedad de melodías que van desde los tonos épicos a composiciones más calmadas con tintes melancólicos.

La serie comenzó a emitirse en el canal japonés NHK el 2 de abril de 2007 y se mantuvo en antena hasta el 29 de septiembre de dicho año. La profundidad de la historia, la riqueza de contenidos y la fluidez de la animación hicieron que obtuviera críticas muy favorables e incluso que fuera premiada en el Media Arts Festival de Japón. Selecta Visión editó la serie en España hace un tiempo lanzando al mercado tres volúmenes dobles, los cuales han sido reeditados recientemente en forma de Edición Integral. Así pues, los seis discos que recogen la totalidad de la serie vienen recopilados en tres cajas slim (las más finas). La serie cuenta con una gran calidad de video y sonido, doblajes en español y en japonés, subtítulos en español y extras como notas de producción y fichas técnicas. Sin duda, lo mejor de todo es el precio puesto que por tan sólo 30 euros podremos disfrutar de una gran serie.

Moribito, Guardián del Espíritu Sagrado es un anime con un ritmo pausado y sugerente que presenta una historia que combina la calidez humana con la aventura y la fantasía. La calidad técnica de la serie es incuestionable, por lo que su visionado es una opción más que recomendable para todos aquellos amantes de la mejor animación.

Opening de Moribito

Ficha Técnica

Título: Moribito, Guardián del Espíritu Sagrado
Título original: Seirei no Moribito
Formato original: Serie de televisión
Año de producción: 2007
Duración: 26 episodios de 25 minutos.
Idea Original: Naoko Uehashi
Dirección y guión: Kenji Kamiyama
Producción: Production I.G.
Diseño de personajes: Aso Gato
Música: Kenji Kawai
Edición en España: Selecta Visión
Precio: 29,90 euros

Comentarios

Añadir comentario
  • Soy usuario de Mangaes
  • No soy usuario de Mangaes pero quiero registrarme
  • No soy usuario de Mangaes, usaré mi mail
(El email no se verá públicamente)