Cine | Martes, 20 de noviembre de 2007 15:50:03

Encantada: la historia de Giselle: Trailers, galeria, canciones y notas de producción

Por: Andromeda

Tags: Disney

El próximo viernes 23 de noviembre se estrena en España la última película de Disney, Encantada. La historia de Giselle, la cual fusiona el clásico cuento de hadas de Disney con una comedia romántica moderna de acción real. La película cuenta la historia de la bellísima princesa Giselle a la que una reina malvada expulsa de su mundo mágico y musical. Giselle se enfrentará a la cruda realidad de las calles del Manhattan actual. Inmersa en un entorno en el que el "fueron felices y comieron perdices" no funciona, Giselle deambula por un mundo caótico que necesita urgentemente unos cuantos hechizos. Pero Giselle se enamora de un abogado divorciado, encantador pero nada perfecto que decide ayudarla. A pesar de que en su mundo está prometida al príncipe de cuento de hadas, se hace la siguiente pregunta: ¿su visión del amor ideal tiene futuro en el mundo real?

Información sobre la producción

Un clásico cuento de hadas de Disney que choca con el Nueva York actual, en una historia sobre una princesa de cuento de hadas (AMY ADAMS) del país de Andalasia a la que una bruja malvada (SUSAN SARANDON) arroja al corazón mismo de la Ciudad de Nueva York. Poco después de su llegada, la Princesa Giselle empieza a cambiar su forma de pensar sobre la vida y el amor tras conocer a un atractivo abogado (PATRICK DEMPSEY). ¿Su visión del amor ideal tiene futuro en el mundo real?
ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) es una comedia vibrante y disparatada que añade un toque irresistiblemente moderno a los cuentos de hadas de Disney. Una maravillosa mezcla de fantasía, acción, música, efectos generados por ordenador, animación dibujada a mano y acción real cuyo resultado es una comedia romántica absolutamente original para todos los públicos. ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) presenta un reparto cuajado de estrellas y está dirigida por KEVIN LIMA (“Tarzan”, “Eloise at Christmastime [Eloise en Navidad]”) y producida por BARRY JOSEPHSON (“Hide and Seek [El escondite]”, la serie de televisión) y BARRY SONNENFELD (ambas entregas de “Men in Black”, la serie de televisión “Pushing Daisies”). Está escrita por BILL KELLY (“Premonition [Premonition. Siete días]”, “Blast from the Past [Buscando a Eva]”). Los productores ejecutivos de la película son CHRIS CHASE (“Lilo & Stitch 2: Stitch Has a Glitch [Lilo y Stitch 2: El efecto del defecto]”, “Return To Never Land [Peter Pan en Regreso al País de Nunca Jamás]”, “Tarzan”), SUNIL PERKASH (“Premonition [Premonition. Siete días]”, “Blast from the Past [Buscando a Eva]”) y EZRA SWERDLOW (“Invincible, [Invencible]", “Little Manhattan [Pequeño Manhattan]”). La película presenta canciones originales fruto de la reunión del afamado equipo que forman el compositor ALAN MENKEN y el letrista STEPHEN SCHWARTZ (“Pocahontas”, “Hunchback of Notre Dame [El Jorobado de Notre Dame]”).
Para la encantadora Giselle (Adams) la vida es un cuento de hadas... literalmente.
Tiene todo lo que se necesita para ser una princesa perfecta: un porte magnífico, un corazón puro, una preciosa voz cristalina y un extraordinario don par comunicarse con los animales... todo lo que se espera de ella de ella en su mundo de Andalasia… con una sola pega: es un mundo de dibujos animados. Giselle ansía con todas sus fuerzas encontrar al atractivo príncipe azul y que el beso que sella un amor verdadero sea "de verdad". Es entonces cuando el Príncipe Edward (JAMES MARSDEN) le escucha cantar con su preciosa voz de soprano y acude raudo a su lado.
Al día siguiente, de camino a casarse con Edward, Giselle cae bajo el hechizo de la Reina Narissa (Susan Sarandon), dispuesta a todo para que la joven no acceda al trono. Condena a Giselle a un lugar que está en las antípodas de un reino de cuento de hadas. Deja de ser un personaje animado en un mundo colorista y musical y se transforma en una mujer totalmente real que aterriza en un lugar que no tiene nada de mágico: el Manhattan de nuestros días.
En ayudar a esta princesa en ciernes en este extraño y desconocido lugar acuden Robert (Dempsey), un implacable abogado divorcista y su joven hija Morgan (RACHEL COVEY). Cuando el Príncipe Edward (que ha dejado de ser un dibujo animado) y su criado Nathaniel (TIMOTHY SPALL), y la ardilla Pip, la mejor amiga de Giselle, llegan a Nueva York, ambos mundos chocan y ella empieza a preguntarse si su visión idealizada de un mundo romántico en el que todo el mundo es feliz puede sobrevivir en nuestro mundo.
El ecléctico reparto de la película, repleto de personajes reales y de fantasía, cobra vida gracias a un experimentado elenco de actores entre los que se encuentran AMY ADAMS (“Talladega Nights: The Ballad of Ricky Bobby [Pasado de vueltas]”, “Charlie Wilson’s War”, “Junebug”) nominada a un Premio de la Academia®, PATRICK DEMPSEY (“Grey’s Anatomy [Anatomía de Grey]” para la televisión, “Sweet Home Alabama”), JAMES MARSDEN (“Hairspray”, “Superman Returns [El regreso de Superman]”), TIMOTHY SPALL (“Harry Potter and the Goblet of Fire [Harry Poter y la Orden del Fénix]”, “The Last Hangman [Pierrepont: El Verdugo]”), IDINA MENZEL (“Rent”, “Ask the Dust [Pregúntale al viento]”) y la ganadora de un Premio de la Academia® SUSAN SARANDON (“Mr. Woodcock [Cuestión de pelotas]”, “Shall We Dance”).
Y para recrear la magia y la fuerza que aporta Manhattan, la película cuenta con un fantástico equipo creativo que incluye al director de fotografía DON BURGESS (“Eight Below [Bajo cero]”, “The Polar Express [El Expreso Polar+”); al diseñador de producción STUART WURTZEL (“Charlotte’s Web [La telaraña de Carlota]”, “Little Manhattan [Pequeño Manhattan]”); los montadores STEPHEN A. ROTTER (“Yours, Mine and Ours [Míos, tuyos y nuestros]”, “The Parent Trap [Tú a Londres y yo a California]”) y GREGORY PERLER (“Wallace & Gromit in The Curse of the Were-Rabbit”, “Tarzan”); la diseñadora de producción MONA MAY (“Haunted Mansion [La Mansión encantada]”, “Miles from Home”); y la supervisora de la música DAWN SOLÉR (“The Sisterhood of the Traveling Pants [Uno para todas]”, “The Princess Diaries 2: Royal Engagement [Princesa por sorpresa 2]”). La música de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) es obra del aclamado equipo ganador de varios Oscar® que forman el compositor y letrista ALAN MENKEN y STEPHEN SCHWARTZ (“Pocahontas”, “The Hunchback of Notre Dame” [El Jorobado de Notre Dame]).

Una idea toma forma

Para el guionista Bill Kelly, la idea que se convirtió en ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) empezó literalmente en el país de ensueño, con la idea de crear un personaje inocente y puro y dejarlo suelto en un mundo moderno y cínico. Kelly afirma: "Era una especie de idea '¿Y si...?' Trabajamos en ella pero teníamos problemas para conseguir que el personaje pareciera creíble. Y después, un día, decidimos que sería mucho más fácil si fuese un personaje de animación. Así es como llegamos hasta aquí”. El 'spec script' (un guión 'especulativo' que se ofrece para futuros proyectos) de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) acabó en manos de los productores Barry Josephson y Barry Sonnenfeld. Josephson comenta: "Empezó con un guión spec de Billy Kelly, que hizo un trabajo fantástico creando este mundo, haciendo que esta princesa de cuento de Disney pasara de ser un dibujo animado pintado a mano a un personaje de acción real. Eso es lo que más me gustó”.
Con el paso del tiempo, ENCHANTED atrajo la atención de Kevin Lima, director de Disney, que había capitaneado diversos proyectos como “A Goofy Movie (Goofy e hijo)”, “102 Dalmations (102 Dálmatas)” y “Tarzan”. Estas películas de gran éxito demostraron que Lima no sólo era un aficionado de toda la vida a este género sino también alguien que podría 'jugar' con el aspecto clásico del material sin burlarse de él, siendo respetuoso pero sin resultar encorsetado.
Josephson y Lima no tardaron en reunirse para hablar sobre el proyecto. Josephson añade: "Ya en nuestra primera reunión comprendí que Kevin tenía una gran visión de la película y que podría aportar algo muy valioso al guión”. Lima afirma: “Leí el guión y pensé: 'esto es perfecto para mí... y ¡voy a hacerlo! Empecé mi carrera como animador y diseñador y más tarde me convertí en director de películas animadas. Conozco este mundo de memoria y me encanta'. ”
La idea de Enchanted (Encantada. La historia de Giselle) se materializó cuando entre Kevin y Bill Kelly surgió una química que hizo posible una versión absolutamente perfecta de la historia. Una de las aportaciones clave de Kevin fue la idea de que los dos mundos del guión -el animado y el real- podrían combinarse para llegar aún más lejos de forma que la iconografía de una vida de cuento de hadas se inscribiera en un lugar como Nueva York, un lugar en el que la gente no suele ponerse a cantar ni suele ser 'feliz por siempre jamás'. Chris Chase, productor ejecutivo, añade: “Creo sinceramente que sólo alguien con la experiencia en artes visuales de Kevin, al que hay que añadir su profundo conocimiento de la herencia de Disney, hubiera podido fundir estos dos mundos con tantísima naturalidad”.
Fue la yuxtaposición de estos puntos la que puso en marcha la desbordante creatividad de Lima. Lima comenta: "La película empieza en el típico mundo animado de Disney. Para mí es como una lata rellena a presión con la esencia de Disney. Cuando la abres, todos los iconos de Disney surgen en una magnífica secuencia de apertura de 10 minutos, después de la cual, la película arranca de verdad. En el fondo, es una verdadera película de acción real. Los personajes de la apertura animada se convierten en personas de verdad y en esta transformación reside la esencia de la historia. Las cosas que pasan en las películas de Disney no ocurren en la vida real, y eso es a lo que tiene que hacer frente la película”.
Bill Kelly explica: “Al trabajar con Kevin Lima, comprendimos que queríamos tratar con mucho cariño los personajes de Disney. Todos adoramos el legado y la historia del cine animado de Disney y tomamos esos personajes, ideas y temas superconocidos y los enfrentamos -con toda su desarmante inocencia- al cinismo del mundo moderno. Nuestro objetivo no era nada fácil ya que teníamos que encontrar el equilibrio sin abusar del cinismo”.
Lima añade: "Y cómo ese cinismo contrata con la inocencia. Lo que quiero decir es que Giselle llega a nuestro mundo con la mirada pura de la inocencia. Acepta las cosas como son y celebra la alegría de vivir. Todas las personas que se encuentran con ella se contagian de su alegría... es evidente que encanta a todo el mundo”.
Giselle es una amalgama de personajes como Blancanieves, Cenicienta, la Bella Durmiente, Bella y la Sirenita y, al igual que todas estas damas, se pone a cantar cuando le faltan las palabras y la música se convierte en una forma de comunicarse que cala en todo el mundo. Al principio de la película, Giselle intenta crear la imagen de su añorado príncipe, el hombre destinado a ofrecerle el regalo más valioso que una joven doncella puede recibir: el beso del verdadero amor. De esta forma, cuando Giselle les está hablando a sus amigos del bosque de su héroe y de ese ansiado beso, rompe a cantar, y es esa canción lo que atrae al Príncipe Edward.
En Andalasia a los Príncipes también les gusta cantar, sobre todo cuando están buscando a alguien para hacer un dueto. Es así como Edward sale corriendo del bosque, siguiendo la estela de una voz maravillosa. Según Lima: “Abandona los bosques de Andalasia buscando a una doncella con la que cantar su dueto, y escucha a Giselle cantar en la distancia. Así que, al igual que todos los príncipes de Disney, sube a su caballo y sale disparado. Por desgracia, un trol llega antes y Edward tiene que luchar contra el trol para conseguir a su Princesa, pero, como es natural, es Edward el que sale triunfante. Y al mirarse a los ojos, rompen a cantar inmediatamente y ¡deciden casarse al día siguiente!”
Pero el camino del amor verdadero no está exento de obstáculos. En esta ocasión se trata de la malvada Reina Narissa, que no quiere que Edward se case porque, según las leyes del reino, perderá su corona. Narissa se transforma en una anciana mendiga que engaña a Giselle para que se incline sobre un pozo de los deseos, momento que aprovecha para tirar al pozo a la futura novia que se ve arrastrada al centro de un torbellino donde una nube de polvos mágicos convierten a Giselle en una mujer real hasta que aparece bajo un tapa de alcantarilla en el centro de Manhattan.
Después de un día difícil intentando encontrar la forma de volver a casa (y a alguien que quiera ayudar a una agotada damisela en apuros), un descreído abogado divorcista (y padre soltero) llamado Robert Phillip, y Morgan, su tímida hija, descubren a Giselle. Morgan insiste en que deben dar acoger esa noche a Giselle. Y este es el punto de partida, no sólo del viaje de Giselle para convertirse en algo más real, sino del viaje de Robert que le llevará a descubrir que la inocencia y la alegría pueden existir en nuestro desencantado mundo.
Lima afirma: “Robert que eso de 'por siempre felices' y 'amor verdadero' son una patraña. Es un padre cuya esposa le abandonó hace años y que ha intentado criar a su hija para que se convierta en una persona autosuficiente en el mundo 'real'. Por esa razón lleva una vida muy sensata y ordenada hasta que encuentra a Giselle y se ve arrastrado por su alegría y su inocencia. Giselle cree que el 'beso del amor verdadero' nos está esperando a todos y que cuando encuentras a tu media naranja, te pones a cantar, a bailar con él y por último llega ese beso tan especial. Ella cree en esos ideales inocentes que son la esencia de la película, pero el drama de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) surge del hecho de que Robert y Giselle no se miran realmente a los ojos”.

Un reparto de ensueño

El hechizo de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) es que no se trata de un solo tipo de historia. Para el director, "Es un compendio de todos los géneros. Y ese es el máximo reto que entraña la película: fusionar todos esos géneros en un solo. Hay animación. Hay comedia dramática. Hay también unas dosis de aventura y acción. Y también hay comedia musical. Y todo ocurre al mismo tiempo. Encontrar un equilibro justo de todos estos registros es la verdadera magia de esta película”. Es la típica y a la vez fascinante aventura que emprendes cuando trabajas con Kevin Lima", afirma Chase, el productor ejecutivo. Y añade: "A Kevin le gusta reunir a músicos, pintores, actores, técnicos y animadores de gran talento. A todo el que sea el mejor en su campo y que pueda hacer realidad sus ideas. Esa es una de las razones por las que tanto él como yo trabajamos tanto para Disney. Ellos comprenden y saben cómo se trabaja con verdaderos artistas”.
La magia empezó cuando una actriz en ciernes llamada Amy Adams se presentó a la audición para el papel de Giselle. Lima estaba enfermo en ese momento, con más de 40º de fiebre y no tenía ninguna gana de asistir a una sesión de casting. El fantástico trabajo que Adams había hecho en "Junebug" todavía no había salido así que los realizadores que estaban presentes no reconocieron su cara. Sin embargo, su audición de 15 minutos se convirtió en una audición de 45 minutos gracias a su capacidad para meterse en la piel de una chica joven e inocente. Y su cara se quedó grabada en la mente de Lima. Así que podo después le dieron el papel.
Encontró su alma gemela en Lima y declara: "“Proviene de la animación, así que tiene un sentido visual maravilloso. Sabe que un personaje animado lo haría mucho mejor que yo, así que me ayudó muchísimo a comprender como era Giselle y cómo debía interpretarla. Él me dio las claves del personaje. Además, yo crecí en Colorado y siempre me gustaron las películas y los personajes de Disney. Y al igual que otras muchas niñas, yo también quería ser una princesa. Pero ser una princesa de Disney es mucho más difícil de lo que jamás había imaginado. ¡Creo que es más fácil ser una princesa de dibujos animados! Blancanieves no se parece nada a mí porque no tuvo que hacer acrobacias ni tampoco bailar”.
Cuando le dieron el papel, la actriz sabía que no le habían regalado nada: “Estaba muy emocionada y supe que tenía que esforzarme al máximo. Había hecho mucho teatro musical de niña y también de adulta, y eso me fue de gran ayuda. En la película, me pongo a cantar muy a menudo porque eso es lo que hacen las princesas de Disney. El elemento musical es realmente divertido. También me gustó mucho ver esos dibujos animados pintados a mano al más puro estilo Disney. Fue un honor que unos artistas con tanto talento me dibujaran representando a Giselle”.
El papel le sentaba como un guante a la actriz tal y como afirma el productor Barry Josephson: “Eso se debe a que Amy se metió totalmente en la piel del personaje ya le tocara hablar, cantar o bailar. Ella vivía totalmente el personaje. Es muy expresiva y sabes perfectamente lo que está sintiendo. Se entrega completamente y siempre tiene algo nuevo que ofrecer en cada toma. Esa capacidad de emocionarse que podemos ver en el personaje se parece mucho a cómo es ella de verdad. Es simplemente maravillosa”.
El viaje emocional que vive Giselle era uno de los atractivos del papel. Adams afirma: "Giselle descubre lo que es el verdadero amor y qué significa ser humano, lo que se siente cuando se tienen emociones de verdad. Se da cuenta de que la vida es más complicada de lo que parecía... y que no todo son finales felices. Es algo mucho más profundo, mucho mejor. Es lo que más me gusta de la historia, y encarnar ese tipo de viajes es a lo que aspira cualquier actor”.
Patrick Dempsey también es muy conocido por recrear con maestría ese tipo de viaje emocional. Como eje central de la serie coral "Anatomía de Grey", Dempsey encarna al Sr. Derek Shepherd, un papel que le ha valido premios y una enorme popularidad, al igual que le ocurrió en sus anteriores trabajos cinematográficos. Los realizadores se dieron cuenta enseguida de que Dempsey era el actor perfecto para interpretar al implacable abogado divorcista llamado Robert Phillip, el hombre que ha dejado de creer en los finales felices, y que sólo intenta criar a su hija en el mundo actual, cruel y cínico. Para Lima, este personaje es una especie de conejillo de indias en la historia. Es un personaje vulnerable que no comprende el rumbo que ha tomado su vida. Al principio del proceso de casting, se realizó una lectura con Patrick y Amy para ver si había química entre ellos, y el resultado fue mágico.
Dempsey lo explica: "Su mujer le ha abandonad y está criando él solo a su hija pequeña. De repente, una princesa aparece en su vida. Su primer pensamiento es que está loca. Después, en un arranque de fe, empieza a creer en quién es ella y por lo que lucha". Para el actor, recorrer esa delgada línea de comedia romántica se convirtió en un auténtico desafío: "Es un hombre con el corazón roto. Y adora a su hija. La pregunta está en averiguar cómo puedo convencer al público de que me puedo enamorar de alguien como Giselle. Es difícil de creer, pero yo soy el tipo real que entra en su mundo de fantasía. Y los realizadores han logrado que funcione gracias a un trabajo realmente sofisticado. La dificultad y el reto residen en mostrar una realidad creíble, y que mi personaje también lo sea. Interpreto a un padre cuya máxima preocupación en la vida es su hija. Me he divorciado pero en cierto sentido también represento al público. ¿Qué harían en una situación tan extraña? ¿Por qué le permito entrar en mi apartamento y en mi vida? ¿Y cómo convenzo al público de todo eso? Ella es una princesa de cuento de hadas que aterriza en la realidad y yo soy el tipo real que aterriza en un mundo de fantasía. Es un poco complicado”.
Lo cierto es que hacer de "hombre normal" en una comedia le gustó mucho a Dempsey, que afirma: "La película trata sobre el verdadero amor. También hay un equilibrio muy bonito. Es al mismo tiempo una película para evadirse, es divertida y moderna y además tiene algo de antiguo con todos esos números musicales. Es extravagante y divertida a la vez. Yo no canto y creo que eso ayuda a que el público se identifique con mi personaje porque no creo que ellos canten mucho en su vida diaria”.
Es cierto que en las películas animadas los Príncipes cantan bastante. El Príncipe Edwards canta y presume de lo bien que lo hace, y busca incansablemente el amor. En resumen, el clásico príncipe de Disney. Para interpretar ese papel, los realizadores llamaron a James Marsden, más conocido por su trabajo en la mundialmente famosa saga “X-Men” que por parecerse a un príncipe encantado.
Y eso es precisamente lo que le gustó a Marsden: "Pensé que hacer una película que pudieran ver mis hijos era una gran oportunidad. Tengo un niño de cinco años y una niña de dos y últimamente no suelo ir mucho al cine. Pero las películas que veo son justamente este tipo de películas... Así que creo que sería divertido hacer una película para toda la familia y sobre todo para mis hijos".
Para el personaje de Marsden se trata de una verdadera misión de búsqueda y rescate. “La yuxtaposición de esos perfectos personajes de Disney—Giselle de Andalasia aterrizando en medio de Times Square en Nueva York, y mi personaje, el Príncipe Edwards, siguiéndole los pasos—con un Nueva York actual y más cínico ofrece un montón de situaciones repletas de humor. Una de las partes más difíciles de mi papel es que sabes que estás interpretando a ese impecable dibujo de un Príncipe de Disney, y que tienes que representarlo cuando entras en el mundo real. Así que de repente, sabes que te estás observando con lupa y que todo tiene que ser perfecto”.
Para Lima, Marsden encaja perfectamente con un príncipe algo engreído y bravucón pero que destila sinceridad. Lima observa: "Jimmy borda el papel. Está fantástico en el papel de príncipe e irradia una maravillosa luz interior. Supo ser teatral sin necesidad de sobreactuar”. Chase, el productor ejecutivo, lo recuerda. "La audición de Jimmy fue igual que la de Amy. Ambos realizaron la prueba y clavaron los papeles. Kevin estaba encantando porque empezó a creer que por fin íbamos a insuflar vida a estos personajes”.
Marsden considera que ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) es "... un verdadero homenaje a los clásicos cuentos de hadas de Disney, que luego se vuelven reales. Estos personajes son como extraterrestres correteando por Manhattan. Es muy divertido. Este príncipe es un gran personaje, un pavo real engreído, pero al mismo tiempo es un buen chico, inocente y sincero”.
El veterano cómico británico (a la par que actor dramático) Timothy Spall también borda una interpretación divertidísima encarnando a Nathaniel, un "malo cómico", el lacayo de la Reina Narissa (que además está enamorado de Narissa), cuya misión consiste en intentar envenenar a Giselle por orden de su señora. Afortunadamente para él, no sabe que la Reina lo desprecia y que le considera un bufón. Spall recuerda: "Cuando leí el guión por primera vez, pensé que era muy inteligente e ingenioso. Me pareció una historia muy entretenida y comprendí inmediatamente que era una nueva visión de los clásicos de Disney que había visto en mi niñez. Pero era un guión tremendamente original e ingenioso, con una historia muy buena y unos maravillosos personajes cómicos y románticos, un compendio de lo que debe ser una película entretenida. Me dije que si me quería, yo también quería hacerla”.
Josephson bromea al respecto: "Tanto Jimmy como Tim pasan buena parte de la película actuando con una ardilla animada por ordenador y para soportar esto creo que tienes que tomarte tu trabajo con sentido del humor, y afortunadamente ambos lo tienen. Sus interpretaciones traslucen una gran alegría”.
Otra de las muchas sorpresas de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) es ver en la gran pantalla a Idina Menzel, la superestrella de Broadway ganadora de un Premio Tony. Menzel explica: “Soy una verdadera neoyorquina de corazón, y así es Nancy, mi personaje. Supongo que la conozco bastante bien y me identifico con ella. Has crecido en Nueva York y estás un poco de vuelta de todo. Pero no debes olvidar que hay gente que tiene sueños y que vive cuentos de hadas. Esta película es un excelente recordatorio. Es una impresionante combinación de géneros: es un musical, con el que obviamente me siento muy a gusto, una película de animación, un cuento de hadas, una película de acción, y sobre todo, es una gran comedia romántica”.
Para Menzel fue “...la película ideal. Normalmente se representa Nueva York como una ciudad triste y oscura, pero Giselle aporta color y una gran energía a la ciudad de Nueva York. Incluso mi personaje y el de Patrick acaban cayendo en las redes de la visión idealizada de Giselle. Y a pesar de que nos resistimos a ser optimistas y a sentirnos hechizados por su presencia, no lo logramos, no podemos evitar sentir algo especial y aprender de ella. Nancy es muy ambiciosa y tiene una gran motivación, pero también es desesperadamente romántica—trata de esconderlo y ser más moderna de lo que realmente es. Se transforma y decide que merece vivir el amor, aunque sea un amor muy moderno”.
En el formato clásico, sobre todo en lo que se refiere a las princesas y a las damiselas, las historias no pueden llegar muy lejos sin un malvado villano. Y para interpretar a la grandiosa y malvada reina, los realizadores ficharon a un icono de la belleza con un gran talento, corazón e inteligencia: la oscarizada Susan Sarandon. Un sueño hecho realidad.
Desde el punto de vista de Sarandon: “La película es original, pero también tiene mensaje porque, al contrario de lo que sucede con muchas heroínas de los cuentos de hadas, Giselle no sólo es una mujer fuerte, sino también muy femenina. Me gusta ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) porque la princesa es valiente y en realidad es ella quien salva al príncipe. La historia tiene un elemento muy novedoso ya que utiliza personajes que simbolizan a Disney con los que todos hemos crecido. En realidad, todo el estilo de la película es muy original. Me gusta que esté hecha con el tipo de animación de la vieja escuela. Normalmente no te sueles encontrar con demasiados conceptos originales, y creo que está película es original y ¡es genial!”
El director comenta: “Susan puede hacer cualquier cosa que se proponga, y pasa de ser un personaje de dibujos animados a una villana con una maravillosa malicia y un magnífico sentido de la teatralidad. Se inspiró en lo que era en el personaje animado, tanto como reina como vieja bruja, y lo reprodujo perfectamente en la acción real. Es impresionante verla. Incluso bajo toda esa caracterización de vieja bruja, consigue sacar a flote su interpretación. Lo consigue sólo con su mirada. Es algo maravillosamente terrorífico”.
Josephson añade: “Hay mucha alegría y pasión en la maldad de Susan. Tuvimos mucha suerte ya que ella llevaba cinco años queriendo interpretar este personaje. Se implicó tanto que estuvo trabajando en el personaje y dándonos notas para el guión—se entusiasmó con el proyecto. Quería ser muy malvada y a la vez muy expresiva. Pero no es la 'mala' habitual. Ella y Kevin idearon una malvada única, algo que nunca antes habíamos visto”.
La joven actriz Rachel Covey interpreta a Morgan, la hija de seis años de Robert. La joven actriz del reparto reveló: “Se supone que Morgan tiene seis años, pero en realidad mientras rodábamos yo ya casi tenía ocho. Es muy buena, y por eso hice ese papel…¡porque se parece mucho a mí!
Los realizadores también querían que los personajes de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) tuviesen unas características similares a las de sus homólogos de Disney, y que además, el guión rindiera homenaje al género que estaba recreando. Lima comenta: “Al principio del proceso, intentamos que el guión reviviese toda la tradición de las películas de , y preparamos el viaje de los personajes con muchas ideas y muchos guiños a los personajes de clásicos como ‘BLancanieves,’ ‘Cenicienta’ y ‘La Bella Durmiente’. Así que buscamos la forma de representar esos clásicos, como una campana de cristal o una manzana envenenada (sobre todo el momento en el que la muerde y la manzana cae al suelo, y se ve cómo el brazo del personaje toca el suelo y la manzana sale rodando; acabamos llamándolos los 'momentos princesa' de la película), y hay muchos de ellos escondidos en toda la cinta.

Además, el guión de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) contiene pequeñas y grandes referencias, tanto sonoras como visuales, del estudio y su legado: Robert representa a un cliente cuyo apellido es Banks (la familia de “Mary Poppins”); el reflejo de Giselle aparece en un montón de burbujas (al igual que en “Cenicienta”); la Reina Narissa aparece reflejada en el agua, tanto en botellas de cristal como en cazuelas de sopa (“Espejito, espejito” de “Blancanieves”); Giselle se tropieza con un hombre de negocios muy bajito y muy enfadado, al que equivocadamente llama Gruñón; y muchos otros guiños que el público reconocerá sin lugar a dudas. Chase comenta: “Lo divertido es que si no reconoces estas referencias no tiene ninguna importancia para comprender la película. Pero hace sonreír a los que crecimos con Disney”.
¿Y qué sería una alegre princesa (tanto animada como humana) sin un compinche, preferiblemente algún tipo de criatura telegénica y divertida? Y aquí es donde entra en escena una decidida ardilla llamada Pip.
El director Lima comenta sobre el parlanchín roedor: “Estoy encantado porque es el resultado de uno de esos raros momentos en los que consigues plasmar algo que te rondaba la cabeza. Recuerdo que cuando estaba en el plató me imaginaba dónde estaría Pip y qué diría y cómo se movería entre la gente. No paraba de decir cosas como: ‘Y luego se sube a la taza. Después te mira y dice: “¡GRRR!”’. La gente me miraba como si estuviese loco”.
“Ya desde el principio me hice una idea sobre cómo debía de ser. Pero es increíble hacerla real con imágenes generadas por ordenador y que sea mejor de lo que yo pensaba. Me encanta que hayamos podido crear toda una interpretación con un personaje sin que diga ni una sola palabra. Se sabe perfectamente qué le pasa a Pip sólo por la forma de encogerse de hombros o de bajar los párpados, o por la forma en que se toca la cabeza o por sus cambios de expresión. Los animadores han hecho un gran trabajo, ya que la actuación de Pip es auténtica y muy sincera. En esta ardilla se refleja todo lo sublime del arte de la animación”.
El director también está orgulloso de que, aunque durante mucho tiempo estos compinches tenían la voz de un actor muy divertido y a menudo muy famoso, Pip se mantiene callado durante la mayoría de la película, a excepción de sus gritos. Por cierto, es el mismísimo Lima el que hace los gritos.
Lima continúa: “En realidad fue más que nada por necesidad. Cuando empezamos a insertar a Pip en las escenas de acción real, empezamos a cortar los diálogos. Y necesitábamos algo más además de los dibujos. Así que empecé a grabar una especie de diálogo de chillidos. Surgió así, y como a la gente le pareció divertido, lo metimos en la película.

Primera parada.... ¡Andalasia!

En el mundo de la realización cinematográfica, lo cierto es que la creación de tomas animadas es más larga que el proceso de filmar imágenes. Dado que la animación dibujada a mano requería más tiempo que el rodaje, el trabajo de las secciones de animación realizada según el método clásico de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) (unos diez minutos) empezó unos nueve meses antes de que las cámaras empezaran a rodar.
Tal y como lo explica el director: "Una de las razones por las que quería trabajar con James Baxter es por su currículum dentro de la compañía (el animador trabajó en cinco largometrajes animados de Disney y también en un corto). El está totalmente identificado con lo que es un animador de , y sabe lo que significan todos esas ideas simbólicas. Además, es un actor prodigioso con el lápiz a la hora de reproducir un personaje sobre el papel. Empezamos a trabajar juntos en el proceso de diseño de los personajes ya que los storyboards estaban prácticamente hechos cuando él se incorporó”.
La colección de "development art", es decir las imágenes que utilizan los animadores como referencia, se empezó un año antes del primer día de rodaje. Lima y su equipo sabían que su primera idea de incluir una serie de estructuras reconocibles de películas antiguas de dibujos animados (un castillo, una casa) convertiría la creación de un plan de diseño coherente en un verdadero desafío. Y mientras que algunos cerebros deliberaban sobre el aspecto que tendría Andalasia, surgió un estilo común… esa 'dosis condensada de Disney' mostraría un diseño muy Art Nouveau, que es una tendencia arquitectónica, artística y decorativa muy popular a principios del siglo XX, y que se caracterizaba por incorporar líneas fluidas inspiradas en la Naturaleza. Este estilo suave y repleto de curvas contrasta de forma impactante con la contundencia de las líneas horizontales y verticales de la Ciudad de Nueva York.
Todos están de acuerdo en que una de las claves del éxito de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) era que los mundos de la animación y el real se fundiesen sin ningún tipo de falla. Para lograrlo, los diseñadores de Andalasia y de Manhattan trabajaron en tándem, tal y como lo explica Lima: "Amy ya estaba contratada para hacer la película cuando empezamos con la animación, así que James siguió adelante y diseñó todos los personajes, y empezamos a crear el mundo dibujado a mano. El también trabajó con nuestro diseñador de vestuario, para asegurarnos de que todo lo que dibujase también se volvería a recrear en los trajes reales. Además, queríamos que los trajes sirvieran para identificar la naturaleza simbólica de cada uno de los personajes. Por ejemplo, sabíamos que Edward tenía que llevar el mismo vestuario en ambos mundos. Normalmente, un personaje animado no suele cambiar de vestuario, así que nos acogimos a esa tradición. Cuando empezó el trabajo de animación, todos los papeles estaban asignados, salvo en el caso de Pip, que no era tan importante porque ¡no necesitábamos contratar a una ardilla de verdad que se le pareciera!”
Además, la referencia a la acción real se rodó con los actores de la película que habitaban en ambos mundos (Amy Adams, Susan Sarandon, James Marsden, Timothy Spall e Idina Menzel), no sólo para que las versiones animadas se parecieran a ellos, sino también para que se moviesen y actuase como sus homólogos en la acción real. Después, los animadores podrían incorporar a los actores, sus aspectos, sus gestos, etc. en las versiones animadas.
Baxter, el veterano animador de Walt Disney (“Beauty and the Beast [La Bella y la Bestia]”, “The Lion King” [El Rey León]) reunió un equipo de artistas de primera fila provenientes de la animación clásica para realizar Andalasia (y sus habitantes). Muchos de ellos con experiencia en la factoría Disney. A los animadores Deja (“Lilo y Stitch”, “Fantasía”) y a la directora artística (“Atlantis: El Imperio perdido”, “El Jorobado de Notre Dame”, “El Rey León”) se unió el equipo de Baxter, junto con el productor de animación Ron Rocha (“La Bella y la Bestia” “Oliver y su pandilla”), el supervisor de producción de animación Todd Popp (“Clifford’s Really Big Movie”), el pintor de fondos Christophe Vacher (“El espantatiburones”, “El planeta del tesoro”), el artista de maquetación Craig Elliott (“Chicken Little”, “El espantatiburones), el consultor conceptual Troy Quane (“Osmosis Jones”, “Pocahontas II: Viaje a un Nuevo Mundo”) y el artista de storyboard Kevin Farrell (“Herbie Fully Loaded”, “I Robot”).
“Lo que más me gustó a la hora de hacer ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE)”, explica James Baxter, "fue esa sensibilidad nostálgica, cómo la animación clásica se volvía real. Además, la idea de que estábamos haciendo algo totalmente nuevo me gustaba muchísimo. En cierto sentido, estábamos creando un nuevo personaje y una nueva idea detrás de ese personaje, pero al mismo tiempo, el personaje tenía que desprender un feeling clásico, cálido. Me pareció muy atractivo entrar en ese mundo. Para mí, esa fue la parte más apasionante del proyecto”.

Rodar en el Mundo Real

La transición de Giselle de Andalasia a Manhattan no fue nada fácil. Lima explica cómo querían que fuera la gran entrada de Giselle en el mundo real: “Creímos que debíamos colocar a este personaje en la situación más difícil que pudiéramos imaginar. En una primera versión, aterrizaba en Central Park, pero resultaba demasiado bonito. Así que al final aparece saliendo de una alcantarilla en medio de Times Square.”
Y la producción empezó justamente con esa escena. El primer día de rodaje (Lunes, 17 de abril de 2006) se dieron cita los más de 100 miembros del reparto y del equipo técnico de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) rodando de noche en una de las localizaciones más conocidas de toda la galaxia: la glamurosa, eléctrica, trepidante y caótica Times Square de Nueva York. Allí, surge de una alcantarilla nuestra cuasi-princesa de cuento de hadas Giselle, vestida con un enorme traje de novia y lo hace justo en la esquina de la Quinta Avenida con Broadway, a la vista de todos los transeúntes. No hace falta decir que este magno acontecimiento paró el tráfico tanto en sentido literal como figurado... y más o menos, así fue como la película fue avanzando día tras día.
No es de extrañar que Adams, la protagonista de toda esta aventura, pudiera apenas contener su entusiasmo: “Estoy realmente fascinada con formar parte de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE). Es un verdadero cuento de hadas con un toque moderno. Interpreto a una princesa divertida, vivaracha y con una personalidad arrolladora. ¿A qué chica no le gustaría ser así?”
El director Lima se mostraba igual de entusiasmado pero por otra razón: “Del prístino, país de cuento de hadas de Andalasia a Manhattan... un giro de 180 grados y una maravillosa aventura para mí como director. Para nuestros personajes animados que cobran vida, Manhattan es lo mismo que para cualquier turista que visita por primera vez esta ciudad mágica. Es excitante pero a la vez da un poco de miedo. En la película, llegamos un poco más lejos. Así, cuando nuestros personajes llegan por primera vez a la ciudad, están aterrorizados ante lo que ven porque no se parece absolutamente nada al lugar de donde vienen. Me gusta compararlo con Blancanieves en el bosque encantado. Giselle siente muchas cosas al mismo tiempo. Al principio está aterrorizada, pero luego, a medida que va conociendo ese nuevo mundo, se va acostumbrando a él. Lo ve con una mirada inocente y sin maldad y así es como logra capturar toda la belleza de Manhattan, algo que sólo es posible la primera vez que se ve. Vives toda la vida en una ciudad, y acabas no viendo muchas de las cosas que te rodean. Pero Giselle sí que las ve, como si fueran totalmente nuevas, como sólo puede hacerse con los ojos de un niño”.
Muchas de las referencias que descubre Giselle son las que todo el mundo conoce de esta ciudad, los lugares más simbólicos y románticos: Times Square, el edificio Woolworth, muchas zonas de Central Park, Columbus Circle, las zonas de moda de Tribeca y el Soho, y el puente de Brooklyn. También se rodó en los modernísimos estudios Steiner de Brooklym y en el histórico Brooklyn Navy Yard.
Para diseñar el aspecto tan original de la mayoría de la acción real de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE), los realizadores contaron con el prestigioso diseñador de producción Stuart Wurtzel, que afirma: "Quería aportar romanticismo y grandeza visual a la película. La cinta reúne símbolos antiguos y modernos de Nueva York y yo los interpreto según el guión. Hemos combinado elementos de cuento de hadas y los hemos dotado de un estilo art nouveau, sofisticado y colorista. Luego lo hemos contrastado con las líneas cortantes y geométricas de la ciudad de Nueva York. En realidad, la historia trata sobre una chica inocente que llega a una gran ciudad. Ella transforma la ciudad que se vuelve menos agresiva y al mismo tiempo la ciudad la transforma a ella en un ser humano real y auténtico. La película también aborda el tema de ser sinceros con nosotros mismos. En un mundo animado, los personajes son como aparecen; en el mundo real, Giselle aprende a reconocer la profundidad de las emociones".
La aportación de Mona Many, la diseñadora de vestuario, a la película es digna de tenerse en cuenta. May afirma: "Este es un proyecto con el que sueña cualquier diseñador porque tienes que crear 'otro mundo'. Hay que reinventar esos personajes de Disney que todo el mundo conoce desde siempre. Y como teníamos que reinventar esos clásicos de Disney y la esencia de lo que es realmente Disney, era muy importante que los trajes estuvieran a la altura de la animación y reflejaran toda su magnificencia y esplendor. Fue un verdadero desafío porque la animación clásica se hace en dos dimensiones y teníamos que recrear a todos esos personajes con sus trajes en la realidad”.
Para superar este reto, la diseñadora de vestuario utilizó un gran número de capas y mucho detalle para la versión de acción real de los trajes, con una profusión de mariposas, flores y otros maravillosos adornos. En teoría, se trataba de combinar el estilo clásico de la animación Disney con el estilo del Art Nouveau. Para exagerar las diferencias entre el cuento de hadas y la realidad, el aspecto de Giselle evoluciona y pasa de ser muy femenino, recargado y lleno de adornos a ser mucho más depurado, elegante y sofisticado. Es decir, todo lo que se puede esperar de una mujer de Manhattan. Y uno de los mejores ejemplos de este contrate es su traje de novia blanco, centelleante y profusamente adornado con mariposas (que viste cuando se cae al pozo para aparecer en su primer día en Nueva York) al vestido que lleva en el gran baile, de corte sobrio, muy pegado al cuerpo y de color azul lavanda.
El vestido que lleva la Reina Narissa (Sarandon) se aproxima más al estilo que impera en la capital de la moda. May lo explica: "Es elegante y sexy, pero también es digno de una dominadora como ella, y está hecho de cuero. Es negro y morado, con brillos plateados, brillante, pintado con laca y tiene escamas para que se asemeje a un dragón. Resume perfectamente su naturaleza malvada.
La diseñadora sigue explicando: "Para el Príncipe Edward diseñamos un traje con mangas enormes y grandes hombreras. El objetivo era aproximarnos a las proporciones del personaje de animación. Fue una tarea bastante difícil”.
La diseñadora de vestuario también diseñó la transición que sufre el personaje de Patrick Dempsey. “Robert (Patrick Dempsey) experimenta un cambio muy bonito en la película. Al principio viste un traje gris muy estirado, el típico traje de abogado. Pero a medida que avanza la película, le vamos dando un poco más de color de tal forma que cuando aparece en el salón de baile, viste un maravilloso traje inspirado en el siglo XVII francés, aunque la época no es totalmente correcta, y está guapísimo”.
Combinar una letanía de estilos fílmicos con una inverosímil lista de técnicas de filmación fue un verdadero reto. Y donde más se puede apreciar es en la gran secuencia final del baile. Se trata de una aventura fantástica inspirada en la magia de Disney, así que, ¿qué mejor lugar para la escena que un grandioso salón de baile? El director afirma: “El final de la película, que coincide con el final del baile, resume a la perfección todo lo que es . En esa escena Intentamos compendiar todos los momentos estelares de las películas de Disney. Y lo cierto es que fue una tarea ingente.
Continúa diciendo: "Para empezar, estamos en un baile en el que hay unos 100 bailarines y unos 150 extras. Y hay que coreografiarlo todo. Así que estuvimos dos semanas ensayando sólo para el baile. Además, todos los protagonistas tuvieron que aprender a bailar. Después, la escena se convierte en un gran espectáculo, donde los efectos físicos se producen al mismo tiempo que los digitales. Recuero sobre todo la toma de la transformación de . Tuvimos que ensayar ese momento todo un día para estar seguros de que funcionaba porque pone en escena a todos los actores. Cuenta con 150 extras que ocupan toda la pantalla, en la que después incorporamos a Narissa, creciendo y transformándose. Sin olvidar toda la iluminación interactiva ya que ella se transforma en un cono de fuego".
Resumiendo: para hacer cinco minutos de película se necesitó más de una semana de rodaje. Además en esos cinco minutos los actores tienen que interactuar con algo que no estaba realmente allí: un dragón de 10 metros que de vez en cuando agarra a un actor, muerde a otro, tira a un tercero por las escaleras, etc. Todo esto se desarrollaba en un plató que también tenía que reaccionar a la "ira" del dragón.
Para que la reacción de la gente fuera siempre la misma, Lima utilizó una enorme cabeza de espuma de poliestireno que representaba al monstruo de Narissa (Pip, la ardilla generada por ordenador estaba representada por un cable con una pequeña pelota roja en la parte superior). Cuando el monstruo atrapa a Robert, sale corriendo por la azotea del edificio Woolworth. Así lo cuenta Lima: “Creamos nuestra toma basándonos en el punto álgido de ‘La Bella y la Bestia’ y en ‘Blancanieves’. Rodamos en seis pequeños platós que, cuando se unen en la pantalla, se convertían en el balcón. Tuvimos efectos físicos, porque llovía. También hubo relámpagos. Y teníamos a Robert en la mano del monstruo, así que lo filmamos sobre una plataforma. Teníamos un enorme y viejo dragón a un lado del edificio Woolworth, sujetando a Patrick Dempsey, y a Giselle y a Pip escalando para intentar rescatarle. Es una gran secuencia y probablemente una de las más difíciles de rodar… pero es genial”.

Las canciones y los bailes de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE)

ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) tiene el privilegio de contar con la música y la letra de los incomparables Alan Menken y Stephen Schwartz. “En realidad me impliqué en la película hace años”, comenta Menken, “cuando estaba en las primeras fases. Luego volví a implicarme activamente en el otoño de 2006. Stephen decidió volver a contar con nuestra colaboración, lo que fue una gran oportunidad para trabajar juntos”.
Schwartz cuenta: “Alan me llamó y me preguntó si me interesaría escribir la letra de este proyecto. Leí el guión, que me gustó mucho, y me reuní con Kevin Lima y Chris Chase. Todo encajó perfectamente y me sentí muy afortunado de poder formar parte de esta aventura, aunque fuese a última hora”.
Los ganadores de varios Oscar saben muy bien lo que buscan en un proyecto. Menken (que aporta la banda sonora y cinco canciones originales) explica: “Lo primero que buscamos es una historia en la que la música pueda desempeñar un papel fundamental. Debe tener un estilo que permita a los personajes cantar, y sobre todo en un proyecto como éste que empieza en un mundo animado, en un mundo encantado y que termina en el mundo real. Es una oportunidad inigualable para crear una banda sonora, porque pasa de la magia de la animación a la música contemporánea en una misma banda sonora”.
Schwartz continúa: “El mayor problema de hacer musicales de acción real llega a la hora de justificar por qué los personajes de repente se ponen a cantar en medio de escenarios muy reales y en situaciones también muy reales. Una de las cosas que más me gustó de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) fue que el mismo concepto permitía que los personajes cantasen de una forma que encajaba perfectamente con el guión de la historia”.
De las nuevas canciones, tres conforman verdaderos escenarios teatrales: “Happy Working Song” nos muestra a Giselle utilizando sus habilidades para poner orden en el caótico piso de soltero de Robert; “That’s How You Know” convierte a Nueva en un gigantesco escenario, en el que Giselle explica a Robert lo que es para ella el verdadero amor y, al estilo del Flautista de Hamelín, pone en escena más de 150 cantantes y bailarines; y “So Close” interpretado por John McLaughlin, un "cantante del mundo real" que relata el viaje emocional de Giselle. Es curioso que no sea ella la que cante, teniendo en cuenta que ha pasado de ser un personaje animado e inocente a una mujer de carne y hueso con verdaderos sentimientos y, como todos sabemos, en nuestro mundo, la gente no se pone a cantar de repente.
Al igual que les sucedió a los realizadores y a los actores, los clásicos de Disney ejercieron una gran influencia en Merken y Schwartz. Según Menken: “Intentamos transportar al espectador a la época de 'Blancanieves' o 'Cenicienta', antes de Bella, o de Pinocho, es decir a los primeros tiempos de la animación. La influencia de Disney es gigantesca. Si la unimos a mi musicalidad, el resultado es la banda sonora de la película.”
Y Schwartz: “Es muy divertido rendir homenaje a Disney, al Disney más tierno de nuestra niñez. Pero en algunos momentos también nos burlamos de nosotros mismos. Tiene algo de irreverente, y desde luego nos lo hemos pasado en grande a pesar del inmenso afecto que le profesamos... así que es muy divertido a todos los niveles."
Para Lima, trabajo con estos dos monstruos de la música es un sueño hecho realidad. El director declara: "Me siento un privilegiado por haber tenido la oportunidad de trabajar con Alan y Stephen. Nadie como ellos habría sabido encontrar el tono justo para 'Enchanted'. Les he admirado siempre y trabajar con ellos es para mí una enorme alegría”. Chase opina lo mismo: "Alan y Stephen son el ejemplo perfecto de la ventaja que supone contar con grandes talentos para abordar un material tan complicado. Nadie entiende como ellos este tipo de musical”.
El director empezó a colaborar con el dúo unos nueves meses antes de empezar a rodar. Lima afirma: "Las canciones se hacen eco de lo que Giselle está pasando como persona. En el mundo animado, se pone a cantar y a nadie le importa. Todos los animales cantan con ella. Es como si fuera algo normal. Pero cuando llega a l mundo real, un mundo en el que no hay banda sonora, necesita crear la su propia banda sonora en ese nuevo lugar. A medida que se vuelve más humana, las canciones ya no surgen tan fácilmente de su garganta y en la escena final de la cinta otro canta la canción. Alan y Stephen han escrito cinco canciones que cubren perfectamente toda la evolución del personaje”.

Para el productor Barry Josephson, fue esta inclusión de números musicales la que le hizo ver la verdadera magia de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE). Afirma: “La primera vez que vi algunos cortes de los me di cuenta de que encajaban maravillosamente bien con la película. Durante todo el proceso había visto que Amy estaba perfecta en su papel, tanto cuando hablaba con los animales como trabajando con los actores. Pero fue cuando vi esos cortes de los números musicales fue cuando me dije: ¡Esto funciona!!'. Es maravilloso contar con esas fantásticas piezas musicales cuyas emociones traspasan la pantalla con su alegría y su pasión. Alan y yo estuvimos en Central Park cuando rodaban ‘That’s How you Know’ y nos quedamos boquiabiertos. El resultado era espléndido”.
Parte de esa alegría también se debió a que, aunque sabían que tanto Adams como Marsden cantaban, los realizadores no estaban preparados para este verdadero logro, musicalmente hablando. Adams había trabajado en el teatro musical a lo largo de su carrera y en el instituto Marsden pasó mucho tiempo en el coro y escuchando a Sinatra y a los crooners clásicos. El profesor de canto John Deave ayudó al príncipe y a la cuasi-princesa a pulir sus melodías. Chase comenta: "Contratamos a Jimmy y a Amy para trabajar de actores. Luego descubrimos que también sabían cantar. Fue un regalo caído del cielo”.
¿Y qué serían esos grandes números musicales sin baile? Para el coreógrafo John “Cha-Cha” O’Connell (Ganador del Premio American Choreography for Film de 2001 por “Moulin Rouge!”), ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) no se parecía a nada de lo que había hecho antes. O’Connell comenta: “Las escenas de Central Park eran muy diferentes porque cuenta con una enorme variedad de talentos artísticos. Es el verdadero número de Giselle. Es muy del estilo 'Flautista de Hamelin' en la forma en que recorre el parque y cuenta a la gente su historia, formando grupos mientras canta y baila durante toda la escena. Hay de todo: desde gimnastas que desafían la gravedad hasta zancudos de circo y patinadores. Tenemos verdaderos bailarines al estilo bávaro, bailarines de Broadway, niños e incluso una bailarina del vientre... un auténtico mix. Así que el resultado es un número muy ecléctico. Después, en la escena del baile que marca el apoteósico y superromántico final de la película, estudié todos los valses de las películas animadas de Disney. Vi 'La Bella y la Bestia', 'Cenicienta' y 'La Bella Durmiente'. En todas hay grandes salones de baile. Luego, gracias a la fantástica música, hicimos nuestra propia coreografía.

“Amy Adams e Idina Menzel han trabajado en el teatro musical, así que sus habilidades no nos cogieron por sorpresa. Eran como peces en el agua. Patrick también había hecho algo de baile cuando tenía veinte años. Y Jimmy Marsden no sabía nada de baile, pero ahora es un experto en valses. Hay que adaptarse a lo que pueden hacer. Y como son actores de verdad, saben perfectamente cómo venderse, y con eso la mitad del trabajo está hecho", termina diciendo O’Connell.

Para Lima, ponerse al mando de una fantasía al estilo de Disney se parecía bastante a la aventura que vive Giselle, a caballo entre dos mundos. Sin embargo, el director tuvo que revisitar su mundo infantil y volver a imaginarlo desde la perspectiva de un realizador adulto.
Pero, por encima de todo, fue el amor que profesa a todo lo significa Disney lo que más motivó al director a la hora de ponerse al mando de ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE): “Creo que eso es lo que logró cuando se estrenó. Me recuerda todo lo que amo en las películas animadas de cuya magia también se reflejaba en el mundo real. Y creo que esta película tiene un efecto parecido al recoger todas esas ideas clásicas y situarlas en un contexto nuevo. De ahí nace la enorme alegría que transmite la película, esa ilusión que experimenta el espectador ante lo que va descubriendo ”.
Lima termina diciendo: "Se podría decir que se parece a lo que hizo en su momento con ‘Mary Poppins’. Pero nosotros somos pioneros porque lo hacemos con la tecnología moderna y con un relato adaptado al mundo de hoy. Sin embargo, seguimos contando una historia que tiene algo puro y maravilloso. En muchos sentidos, y aunque pueda parecer cursi, el mundo sigue necesitando este tipo de historias. Creo que el concepto de amor verdadero, de inocencia y de resistirnos a ser cínicos a pesar del mundo que nos rodea, son cosas que no deberíamos olvidar nunca. Y es algo que Disney nos recuerda en todas y cada una de sus películas”.
Walt Disney Pictures Presenta ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE), Una Producción de Barry Sonnenfeld – Josephson Entertainment Production, protagonizada por Amy Adams, Patrick Dempsey, James Marsden, Timothy Spall, Idina Menzel y Susan Sarandon. Dawn Soler es la supervisora musical Las canciones son de Alan Menken y Stephen Schwartz, y la banda sonora es de Menken. La diseñadora de vestuario es Mona May. El montaje corre a cargo de Stephen A. Rotter y Gregory Perler. El diseñador de producción es Stuart Wurtzel; Don Burgess es el director de fotografía. Los productores ejecutivos son Chris Chase, Sunil Perkash y Ezra Swerdlow. ENCHANTED (ENCANTADA. LA HISTORIA DE GISELLE) está escrita por Bill Kelly, producida por Barry Josephson y Barry Sonnenfeld, y dirigida por Kevin Lima. Distribuida por Walt Disney Studios Motion Pictures.

Comentarios

Añadir comentario
  • Soy usuario de Mangaes
  • No soy usuario de Mangaes pero quiero registrarme
  • No soy usuario de Mangaes, usaré mi mail
(El email no se verá públicamente)